El Cardenal arzobispo de Sevilla bendice el actual "Simpecado" de la Hermandad de Nuestra Señora delRocío de Espartinas

|


El actual Simpecado, de líneas y estructuras barrocas, está realizado sobre terciopelo verde, ricamente bordado en oro con motivos vegetales entre los que predominan hojas de vides.


En el centro se encuentra la imagen de la Stma. Virgen del Rocío, vestida de Reina, sobre peana de madera y, a ambos lados aparece sobre unos óvalos, el escudo de la Villa de Espartinas y el anagrama de María. Sobre ambos escudos aparece una corona. El Simpecado fue realizado en los talleres de Dña. Esperanza Elena Caro, siendo bendecido por el Cardenal Arzobispo de Sevilla, D. José María Bueno Monreal, el día 30 de Mayo de 1957, siendo Hermano Mayor de la Corporación D. José Lasso de la Vega y Marañón.


En el año 2007, la Hermandad celebró una Solemne Pontifical y posterior salida extraordinaria por las calles del municipio, para conmemorar así el Cincuentenario de la Bendición tanto del Simpecado como de la Carreta.



EL SIMPECADO PRIMITIVO


La Hermandad peregrinaba desde su fundación con un Simpecado de raso blanco bordado con motivos frutales que llevaba una imagen central de pequeña dimensiones de la Blanca Paloma vestida de Reina. La imagen de la Virgen, se desmontaba del Simpecado y presidía la mesa presidencial de la Junta de Gobierno durante en los días de Triduo, guardándose en el domicilio del Hermano Mayor, durante todo el año de su mandato. Dicho Simpecado y la imagen de la Virgen, en la actualidad, se conservan en domicilios particulares de vecinos de la localidad.



En junio de 2013 se realizó un informe-diagnóstico a petición de la hermandad para determinar el estado de conservación y definir la propuesta de intervención.


El simpecado presentaba ciertas alteraciones debidas principalmente a la funcionalidad de la obra y a las condiciones medioambientales en las que se encontraba habitualmente. El bordado había sido pasado a un nuevo soporte en el año 1997, lo que dio lugar a una serie de cambios en la distribución de los motivos decorativos. Originalmente el simpecado tenía un tipo de bordado que se expandía hasta el exterior con un juego de curvas y contracurvas intencionado y que no se apreciaba en la actualidad, dado que el tejido base aparecía por el perímetro generando unos contornos muy rígidos y angulosos.


El objetivo fundamental de la intervención ha sido la recuperación de su morfología original, para lo cual se ha trabajado de manera exhaustiva mediante la realización de plantillas a tamaño natural de la decoración de 1956, con material gráfico generado por diferentes técnicas de examen por imagen realizadas en el IAPH y con la documentación original cedida por la propia hermandad.


La labor del instituto se ha centrado en el asesoramiento técnico, investigación y supervisión técnica y operativa de los trabajos de conservación y restauración, mientras que la disposición de los bordados en un nuevo soporte ha sido ejecutada por el taller de bordados Sucesores de Esperanza Elena Caro.


Además del estudio de la morfología, la investigación se ha centrado en el conocimiento de los elementos y materiales constitutivos del simpecado, contextura de los tejidos y principales técnicas de ejecución. Para ello se ha contado con la ayuda de los medios físicos y químicos de examen y las aportaciones de la investigación histórico-artística.

Lo más leído